viernes, 23 de diciembre de 2011

El poder, César Vidal, católicos y protestantes.

He leído recientemente excelentes artículos sobre el catolicismo, aparecidos como rectificación a una serie de escritos de César Vidal sobre el protestantismo, en los que además ataca al catolicismo.

En algunos "comentarios" en esos artículos criticando las afirmaciones de Vidal, ya he expresado la sorprendente falta de rigor histórico de este hombre que era moderado y riguroso cuando estaba en la COPE y que tan superficial se ha vuelto desde que la dejó.

Lo lamento, pues parece que la reacción a aquella desafortunada decisión de la COPE le ha hecho reaccionar con rabia contra una fe, cuando los que llevaron adelante aquella acción probablemente no son más que unos infelices que buscaban un protagonismo que no podían alcanzar con sus méritos.

A continuación, traigo los primeros párrafos de un artículo que no tiene desperdicio y que se refiere a este asunto. Al final doy detalle de los enlaces del artículo completo:

César Vidal, el catolicismo, la libertad religiosa y la resistencia a la tiranía

... El presentador de esRadio publicó en Libertad Digital una entrega más de su serie de su serie dedicada a vendernos un paradisíaco mundo protestante frente a un vil y corrupto mundo católico, un empeño más bien maniqueo que podrá ser aceptable para quien no tenga otro afán que el mero proselitismo de su religión, pero que no resulta válido para quien aspira a un estudio serio y riguroso de la historia. En este sentido y como en sus anteriores artículos, César Vidal calla algunas cosas y afirma otras muy discutibles.

Un ejemplo lo tenemos en la teoría del tiranicidio. Vidal habla de Teodoro de Beza y de su libro “El derecho de los magistrados” que, como señala el presentador de esRadio, “justificaba la resistencia armada contra los tiranos”. También habla del manifiesto hugonote “Vindiciae Contra Tyrannos” de 1579 y del “A Shorte Treatise of Politike Power” (1555) de John Ponet, ambos textos también justificadores de la resistencia a la tiranía. Vidal niega, además, que hubiera algo parecido en la teología católica: “El derecho de rebelión se legitimaba en los reformadores sobre la base de la defensa de las libertades y no –como pretendían los jesuitas – para acabar con un monarca que fuera, por ejemplo, hereje.”

San Agustín justificó la desobediencia civil 1.000 años antes de Lutero

El caso es que una de las más famosas expresiones de desobediencia a la tiranía es la latina“mihi lex esse non videtur, quae iusta non fuerit” (no me parece que sea ley la que no sea justa). No la pronunció ningún teólogo protestante, sino que la escribió en su tratado “De libero arbitrio” Agustín de Hipona, declarado santo y doctor por la Iglesia Católica. Tampoco se escribió en el siglo XVI, sino en el siglo IV, casi 1200 años antes de los tratados protestantes que cita Vidal, y más de un milenio antes de que naciese Martín Lutero.

Otro teólogo escribió lo siguiente: “si la ley escrita contiene algo contra el derecho natural, es injusta y no tiene fuerza para obligar”. Tampoco lo dijo un teólogo protestante: lo escribió Tomás de Aquino -igualmente declarado santo y doctor por la Iglesia Católica- en su “Suma teológica” en la segunda mitad del siglo XIII, es decir, unos 300 años antes de los tratados protestantes que cita Vidal. Santo Tomás de Aquino también afirmó en su tratado “Del gobierno de los príncipes” lo siguiente: “si de derecho pertenece al pueblo el elegir Rey, puede justamente deponer, el que habrá instituido, y refrenar su potestad, si usa mal y tiránicamente del poderío Real. Ni se puede decir que el tal pueblo procede contra la fidelidad debida, deponiendo al Tirano, aunque se le hubiera sujetado para siempre, porque él lo mereció, en el gobierno del pueblo no procediendo fielmente, como el oficio de Rey lo pide, para que los súbditos cumplan lo que prometieron.” De hecho, este último tratado de Santo Tomás de Aquino que acabo de mencionar contradice la preocupación por la libertad que César Vidal atribuye en exclusiva a los reformadores: “¿cuánto más debemos entender, que merecerá más graves castigos el Tirano, que por todas parte roba a todos, y a todos procura quitar la libertad, y da la muerte a cualquiera que se le antoja?”, afirmaba el Doctor Angélico…”


Esta cita: http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=10737

El artículo original: http://www.outono.net/elentir/2011/12/13/cesar-vidal-y-el-tiranicidio/ . La imagen que encabeza mi entrada, procede de este enlace.