domingo, 30 de abril de 2017

El independentismo en Cataluña es un proceso de genocidio cultural contra la lengua y cultura milenaria española, promovido por una minoría burguesa catalana, encabezada por delincuentes miserables- los más -  y miserables visionarios -, los menos.

La masa de borregos que les siguen está formada por la gran charnegada que en lugar de hacer méritos para sobresalir, méritos que supongan esfuerzo, optan por coger un trapo que dicen representa a Cataluña y salir a la calle con él enrollado al cuerpo o a modo de capa; una masa de indigentes intelectuales destrozando algo que no es más que un jerga, el barcelonés, pensando que hablan el catalán, que ni a esa discriminación llegan sus débiles mentes.

No son solo esos catalanes los responsables del genocidio cultural.

Lo es también la vergonzosa derecha española, pariente consanguínea de las “élites”  separatistas, que no se conforma con robar a dos manos, sino que venden su cultura por un plato de lentejas.

¿A quién extraña que frente a semejante panoplia de poder, unos gansos como”Podemos” hagan sus gansadas en el lugar en el que debería estar representado el pueblo español?

Calderón, Carlos I, Séneca, Prim,  Velázquez, Bécquer, Miró,… son vejados diariamente por unos y otros robando y ejecutando payasadas insulsas,…pero con un fin claro; llegar al status de robar más.

Iglesias, Rajoy, Pujol,… y prácticamente sin excepción de dirigentes políticos y medios que les adulan –amamantados todos en la misma ubre -, me inspiran la orden de la reina mala y caprichosa del cuento; ¡que les corten la cabeza!


No hay comentarios:

Publicar un comentario